Guión para un apagón

En un fallo generalizado del sistema eléctrico, las centrales hidráulicas son el primer factor de recuperación.
Imprimir: Imprimir como pdf
Compartir: Comparte por correo-e Comparte en Facebook Comparte en Twitter

En Red Eléctrica trabajan para estar perfectamente preparados ante una situación muy poco probable: el país a oscuras

Nuria Cano

No hay que imaginar mucho para darse cuenta de lo complicado que resultaría devolver la luz a un país tras un fallo generalizado del suministro eléctrico, algo que nunca ha ocurrido en España. No obstante, Red Eléctrica cuenta con un preciso y minucioso protocolo para afrontar un ‘cero’, como se denomina a un apagón en el argot eléctrico. Un guión que se perfecciona con ejercicios en los que se simula, con el máximo realismo, el proceso de reposición del sistema en estas situaciones críticas. El último simulacro, realizado el pasado 3 de noviembre, fue el primero conjunto con Portugal y Francia y en él participaron 63 operadores de los tres países. De la oscuridad a la luz en cuatro horas.

Centro de Control Eléctrico de Red Eléctrica, desde donde se coordinan las acciones de reposición del suministro. / REE
Centro de Control Eléctrico de Red Eléctrica, desde donde se coordinan las acciones de reposición del suministro. / REE Ampliar imagen

Tres de noviembre del 2010. Nueve de la mañana. En Valladolid, un fallo grave en una subestación de la provincia y una serie de problemas en los sistemas de protección de la red dejan sin energía eléctrica a la península Ibérica en pocos segundos y tiene consecuencias también en el sur de Francia. La falta de luz afecta a comunicaciones, transportes, industria y, por supuesto, a miles de hogares. Las alertas se disparan en el Centro de Control Eléctrico (Cecoel) de Red Eléctrica y arranca el plan previsto para reponer el suministro. Tras cuatro horas de intenso trabajo, alrededor de la mitad de la demanda de energía vuelve a estar cubierta.

Afortunadamente es solo el guión de un simulacro, de un complicado ejercicio que permite mejorar los mecanismos que, en caso de que algo así ocurriera, devuelven la luz. No obstante, desde Red Eléctrica señalan que la duración del proceso de reposición (ver gráfico) del servicio en una situación real podría extenderse significativamente si se presentasen dificultades adicionales a las consideradas en el simulacro.

“Se trata de la puesta en escena de un proceso que está siempre en preparación, enfrentarse a un cero o blackout, como se denomina en el argot a una situación que deje sin suministro eléctrico total o zonal”, explica Concha Sánchez Pérez, jefe del Departamento de Programación de Red Eléctrica y una de las coordinadoras de este ejercicio, en el que por primera vez el pasado noviembre a los actores habituales (operadores del sistema y empresas eléctricas de generación y distribución de España y Portugal) se unieron el gestor del sistema eléctrico francés, Réseau de Transport d’Électricité (RTE), y el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas (CNPIC), dependiente del Ministerio del Interior.

“El proceso para afrontar una situación así no es algo que se pueda hacer de forma unilateral o aislada. Hay muchas empresas y actores implicados. Y, afortunadamente, es una situación que no se vive habitualmente”, subraya Sánchez Pérez, que deja ver en su explicación de este simulacro la intensidad con la que se preparó este ejercicio.

Especialmente importante fue la colaboración de la empresa homóloga de Red Eléctrica en Portugal, Redes Energéticas Nacionais (REN), que ya había participado en otros ejercicios, y de la francesa RTE, que se unía por primera vez. Se trataba del primer simulacro de reposición internacional de estas características.