Pequeños grandes triunfadores

Diferentes imágenes del Árbol de Aire, de la empresa Ecosistema Urbano. / ECOSIS

Las pymes españolas apuestan por la exportación

María Pachón

Las pequeñas y medianas empresas españolas han iniciado con éxito el camino de la internacionalización. Las pymes nacionales ya no exportan solo aceite y jamón, sino que lideran algunos sectores altamente especializados, centrados en nichos de mercado muy concretos. Con pocos empleados, talento y mucho esfuerzo no solo capean la crisis sino que continúan creciendo.

“El mundo es muy grande y España muy pequeña”. Esa es la frase más repetida por los emprendedores de las pequeñas y medianas empresas que se han lanzado a conquistar el mercado internacional cuando intentan explicar por qué decidieron dar ese paso.

En estos tiempos de crisis y de una caída del consumo interno que parece no tocar fondo se ha demostrado que la mejor herramienta para mantener los beneficios es diversificar los mercados —los riesgos, que dicen los inversores—; de manera que las empresas que siguen creciendo son, precisamente, aquellas que tienen parte de su negocio fuera de España.

Tanto el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) como el Club de Exportadores e Inversores Españoles coinciden en señalar que, históricamente, el empresariado español ha apostado por la internacionalización en momentos de crisis interna, con el objetivo de compensar las ventas de dentro con las de fuera. Sin embargo, Balbino Prieto, presidente del Club de Exportadores, puntualiza que en la actualidad es fundamental contar con una estrategia permanente de venta en el exterior. Los mercados ya no son tan seguros como antes, explica, y es necesario diversificar los clientes para mantener la cuota de mercado porque “en cualquier momento puede venir una empresa de fuera” más competitiva.

Tienda de bolsos y complementos de la marca peSeta. / PESETA

Tienda de bolsos y complementos de la marca peSeta. / PESETA

Pero la internacionalización no funciona solo como un seguro en casos de crisis para las empresas españolas. En muchas ocasiones, las pymes surgen para comercializar productos o ideas innovadoras, centradas en un nicho de mercado muy concreto, tan especializado y reducido que se necesitan clientes de varios países para rentabilizar la inversión.

El ICEX calcula que en la actualidad hay en España unas 109.000 pymes que exportan a uno o varios países. La elección del mercado es una decisión clave que determinará el éxito o el fracaso del proyecto. Los países seleccionados dependen del producto que se vaya a comercializar y de la propia estrategia diseñada por la empresa. En el momento actual, explica el presidente del Club de Exportadores, la demanda en la Unión Europea —el destino natural y mayoritario de las exportaciones españolas— no pasa por sus mejores momentos, por lo que será muy difícil entrar con éxito en esos mercados. En cambio, los países emergentes, en especial los del sudeste asiático, están en pleno proceso de crecimiento, por lo que si se consigue dar a conocer los productos en esas zonas es muy probable que la empresa se gane clientes estables y de gran poder adquisitivo.

El ICEX, aliado de los exportadores. En la tarea de salir al exterior, las empresas españolas cuentan con un firme aliado, el ICEX, un organismo que depende del Ministerio de Economía y Competitividad y que utiliza todo su esfuerzo —canalizado a través de 31 oficinas territoriales en España y más de 100 centros en países de todo el mundo— para promover la internacionalización de las empresas españolas.

Una de sus iniciativas, el programa Aprendiendo a Exportar, está dedicado íntegramente a las pymes y abarca desde el diagnóstico de la empresa, para determinar si cuenta con un perfil exportador, hasta la ayuda financiera a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO).