Nick Winser . Presidente de ENTSO-E y director ejecutivo de National Grid

ÁNGELES RODENAS
“Integrar los mercados eléctricos europeos contribuirá a reducir la factura de los consumidores”

Miguel Ángel Mondelo

Dos son las preocupaciones que el británico Nick Winser, presidente de la asociación de gestores europeos de redes eléctricas ENTSO-E, repite durante la entrevista: el coste de la electricidad, un tema especialmente sensible en su país, y la incertidumbre sobre la política energética en Europa. Por ello reclama un marco normativo claro y estable, y se muestra convencido de que contar con una red continental integrada y eficiente beneficiará tanto a las familias como a la industria. “Nuestro trabajo es conseguir que el sistema funcione bien. Eso reducirá la factura para los consumidores”, subraya. Al frente de ENTSO-E desde junio del 2013, Winser recibe a Entrelíneas en las oficinas que su empresa, National Grid –la operadora del Reino Unido–, tiene en Trafalgar Square, en el corazón de Londres.

PREGUNTA | ENTSO-E, la organización que agrupa a 41 gestores de redes de transporte eléctrico de 34 países europeos, echó a andar en el 2009. ¿Cree que el proyecto ha tenido éxito?

RESPUESTA | Diría que sí y que buena parte del mérito es de mi predecesor, Daniel Dobbeni, de Elia Group (Bélgica). ENTSO-E ha hecho realmente un buen trabajo a la hora de tratar de implementar la infraestructura necesaria para desarrollar el mercado interior de la electricidad en Europa y determinar qué redes necesitamos en el futuro, lo que llamamos el Plan Decenal de Desarrollo de la Red de Transporte. Se ha consultado a los gestores qué nuevas líneas necesitan, pero pensando estratégicamente en cuáles son las redes adecuadas teniendo en cuenta que nos dirigimos a una economía baja en emisiones de carbono, con un despliegue significativo de las energías renovables. Además, estamos elaborando los códigos de red que permitirán que el sistema eléctrico funcione de forma unida en toda Europa.

P | ¿Qué otros retos afronta la organización?

R | Estamos elaborando los planes de inversión y vigilando la seguridad de suministro en Europa. En términos generales, podemos decir que hay suficiente capacidad de generación y el objetivo es integrarla más y más. Cada país lo hace de manera independiente, pero nosotros lo estamos llevando a cabo de forma global. En resumen, hemos realizado una gran cantidad de trabajo, creo que satisfactoriamente, aunque todavía quede bastante por hacer. Nos encontramos al principio de un fantástico viaje para lograr que Europa funcione mejor. Un ejemplo de temas pendientes es el Reino Unido, que únicamente cuenta con dos interconexiones con el resto de Europa. Como porcentaje de la demanda punta, la capacidad de interconexión es de solo el 5%...

P | España tiene el mismo problema. La Comisión Europea recomienda una capacidad de intercambio con el sistema europeo del 10% de la potencia instalada y estamos en el 3%.

R | España y el Reino Unido están muy interesados en este asunto de las interconexiones. Otros países poseen tanta capacidad como para cubrir toda su demanda. Es el caso de Dinamarca, que tiene su propia generación eléctrica, pero también la posibilidad de importar toda la energía. En España y el Reino Unido, por razones geográficas, la interconexión es menor. En España, por los Pirineos, mientras que para el Reino Unido la barrera natural es el canal de la Mancha.

P | ¿Cree que el modelo TSO (operador del sistema de transporte, en sus siglas en inglés), con empresas independientes que son a la vez propietarias y gestoras, se ha consolidado en Europa?

R | Sí. En ENTSO-E cada país está representado por una entidad que es responsable solo de las redes. Y esto es importante, porque se ajusta a la política de acceso transparente y no discriminatorio de los distintos agentes. En cualquier mercado, poder separar el transporte de la producción y del consumo permite tener un acceso abierto, así que el modelo TSO está bien consolidado y es una fortaleza para el continente.