Venciendo barreras

Genios diversos

ARTISTAS DIVERSOS / VITORIANO QUIÑONES

Caty Arévalo

Mario Barguño nació con parálisis cerebral, malformaciones múltiples, dislocación de cadera y atonía generalizada. A sus padres les dijeron que se moría, pero no se dieron por vencidos. Siguieron el programa de rehabilitación del terapeuta Glenn Doman, fundador de Los Institutos para el Logro del Potencial Humano (Filadelfia, Estados Unidos), y el desarrollo del pequeño Mario fue extraordinario.

Con el paso del tiempo, aquel niño sentenciado se transformó en un adulto autónomo que empezó a interesarse por la escritura, el piano, el canto o la pintura. En la actualidad, Mario no solo es un artista completo al estilo de los renacentistas, con brillantez demostrada en diferentes ámbitos, sino que el desarrollo de sus capacidades creativas le ha permitido crecer como persona y, de paso, encontrar trabajo.

Por si fuera poco, este joven, rodeado de sus más allegados, puso en marcha el proyecto Artistas Diversos, una plataforma con dos años de vida que exhibe obras de artistas con discapacidad procedentes de cualquier rincón del mundo. “La idea es promover la inclusión social y profesional de personas con minusvalías a través del arte, al tiempo que se lanza un mensaje de optimismo a las familias”, explica Myrtha Casanova, madre de Mario y alma máter de la iniciativa.

Fotografía del cuadro Siesta, por Artistas Diversos y Mario Barguño.

Fotografía de asistentes a exposición, por Artistas Diversos.

Desde que abrió sus puertas digitales, Artistas Diversos ha reunido más de 400 obras de 80 artistas nacionales e internacionales.

“El arte es un talento de alto valor que dignifica la actitud hacia personas a las que erróneamente se les presupone poca o ninguna capacidad para desarrollar actividades profesionales”, afirma Casanova, quien recuerda a “grandes genios que, a pesar de sufrir algún tipo de discapacidad, marcaron tendencia en la historia del arte, como Mozart, Van Gogh o Cervantes”.

Artistas Diversos cuenta con un equipo de 26 profesionales, todos ellos voluntarios, que se reparten tareas como comunicación; establecimiento de convenios con empresas y fundaciones; creación de eventos para recaudar fondos; promoción de sesiones para dar soporte a familiares de personas con discapacidad, y organización de exposiciones o subastas en internet.

Los artistas, que deben presentar un certificado acreditativo de su discapacidad, llegan al proyecto a través de distintas vías: “Algunos se ponen directamente en contacto porque nos han conocido a través de webs o de las redes sociales, mientras que otros llegan por medio de las alianzas que hemos suscrito con asociaciones que se ocupan de la rehabilitación y la formación de personas con discapacidad”, relata Casanova.

Desde que abrió sus puertas digitales, Artistas Diversos ha reunido más de 400 obras de 80 artistas nacionales e internacionales. El próximo reto, a fin de seguir dando visibilidad a este caudal de talento, radica en constituir un centro especial de empleo que ofrezca productos en los que el arte sea un valor diferencial y servicios que otras empresas estén interesadas en subcontratar.

Caty Arévalo es periodista de la agencia Efe.