Insensibles al talento femenino

DEPOSITPHOTOS / FAITHIE

La mayoría de las grandes empresas se resiste a incorporar mujeres a los consejos y puestos directivos

Javier Morales

La participación de las mujeres en los consejos de administración de las empresas que cotizan en el Ibex 35 se ha igualado por primera vez a la media europea, según desvela un reciente estudio elaborado por la escuela de negocios IESE. Un 16,6% de los consejeros de las mayores compañías españolas son mujeres, tres puntos porcentuales más que hace un año.

Fotografía de los 4 participantes en el debate y el moderador, por Manuel Cuéllar.
Fotografía de los 4 participantes en el debate y el moderador, por Manuel Cuéllar.

De izquierda a derecha: Javier Morales (moderador), Laura Ruiz de Galarreta, Esther Jiménez y Juan Majada. / MANUEL CUÉLLAR

En siete años, la presencia femenina en este ámbito se ha multiplicado por 250, pero ellas siguen siendo las grandes ausentes en los consejos de tres de las grandes firmas del Ibex: Gas Natural Fenosa, Sacyr y Técnicas Reunidas. La empresa de telecomunicaciones Jazztel, donde el 44,4% de sus consejeros son féminas, aparece en el primer puesto del estudio. Dado que los datos se elaboraron con anterioridad al 31 de diciembre del 2013, el informe del IESE no recoge que, desde el pasado mayo, Red Eléctrica de España es la primera integrante del principal índice selectivo español con una representación paritaria en su consejo de administración, sin contar con el presidente ejecutivo, que, como tal, también tiene plaza en dicho órgano.

Si bien la proporción de mujeres en los consejos se sitúa en España al mismo nivel que, por ejemplo, Alemania, las diferencias entre países siguen siendo muy grandes. En los nórdicos ronda el 30%, mientras que Malta está a la cola con un 3%. En Noruega, que no pertenece a la Unión Europea, el porcentaje es del 44,4%.

¿Cómo romper el techo de cristal —o de cemento, como señalan con ironía numerosas expertas— que impide el acceso de las mujeres a los puestos de máxima responsabilidad empresarial?

El Gobierno español aprobó a finales de mayo un proyecto de ley que modifica los requisitos que deberán cumplir las empresas en materia de buen gobierno y que, entre otros aspectos, obligará a marcar objetivos de representación femenina en los consejos de administración. La Unión Europea va más allá y prepara una directiva —aprobada ya en la Eurocámara y que aún debe ser ratificada por la Comisión Europea— que fija una cuota del 40% para el sexo infrarrepresentado en los consejos de las grandes empresas cotizadas en bolsa. Las públicas tienen de plazo para adaptarse hasta el 2018; las privadas, hasta el 2020. Los ciudadanos de los 28 apoyan la medida, a tenor de las encuestas realizadas por la Comisión: el 75% son partidarios de que se impongan cuotas si no hay otras alternativas.

Alemania, la primera economía europea y en un principio reticente a instaurar la paridad obligatoria, lidera ahora el cambio dentro de la Unión y se ha adelantado a Bruselas. Está a punto de aprobar una norma que forzará a las firmas bursátiles a reservar un 30% de esos puestos a las mujeres. Y deben hacerlo antes de que finalice el 2016. En ambos casos, tanto para la directiva comunitaria como para la ley alemana, el modelo a seguir ha sido la citada Noruega, donde este sistema funciona desde hace años.

Cuotas sí, cuotas no. Laura Ruiz de Galarreta, directora general de la Mujer de la Comunidad de Madrid, es partidaria de premiar a quien lo hace bien y no de castigar a quien lo hace mal. Por tanto, se muestra contraria a los cupos. “Creo que en los consejos debe haber talento y este no tiene porqué ser necesariamente paritario; también podría haber un 70% de mujeres. El talento del país ahora mismo reside en gran medida en las mujeres. Y si creemos que toda esa capacidad debe estar en los consejos, inevitablemente tiene que haber más mujeres en ellos”, asegura.