Rosa García . Presidenta de Siemens España

MANUEL CUÉLLAR
“Debemos tener un plan de país y preguntarnos qué queremos ser después de la crisis”

Iñaki de las Heras

Rosa García es matemática y presidenta de Siemens España, pero también habría disfrutado dedicándose a la enseñanza o a cuidar animales grandes. Estas dos inclinaciones quizá no estén del todo alejadas de su día a día: como los buenos maestros, trabaja convencida de que el conocimiento y la entrega a los demás son parte del éxito; y se ocupa, también, de un animal de mucho tamaño, Siemens. Un ejemplar que, pese a su longevidad de casi 170 años, tiene como hábitat la innovación más puntera. El grupo acaba de presentar su visión hasta el 2020, con la que aspira a responder a los cambios sociales y tecnológicos de los próximos años. Mientras sus ingenieros inventan el futuro, García ofrece un modelo de liderazgo, reclama la reindustrialización de España y defiende las interconexiones para sacar al país de su aislamiento eléctrico.

PREGUNTA | Cuando en un foro empresarial aparece su nombre…

RESPUESTA | No me trates de usted, serías el único del planeta.

P | Cuando en un foro empresarial aparece tu nombre, uno sabe que escuchará algo distinto. ¿No te sientes extraña a veces hablando de innovación o de industrialización?

R | No, lo que siento es que soy muy bien acogida. Procuro hacer discursos bastante cortos y en los que haya mucho debate posterior, porque creo que la verdad no la tiene una sola persona. Intento explicar mi visión y también recoger las visiones de los otros. Eso permite que las posiciones se enriquezcan y adquieran más matices.

P | No es la práctica más habitual eso de ir pidiendo visiones distintas.

R | Al acabar una presentación, no digo “¿tienen ustedes preguntas?”, sino “puede que tengan preguntas, correcciones, notas al margen…”, esperando que sirva para abrir el debate. La riqueza no está en la presentación en sí, sino en lo que pueda surgir en torno a ella. No hablo más de veinticinco minutos, aunque disponga de una hora. Hay que ser respetuoso con los que te escuchan; nunca sabes lo que esperan de ti.

P | Uno de los temas sobre los que quieres plantear debate es la necesidad de reindustrializar el país.

R | Hace un año y medio nos dimos cuenta de que España necesitaba reindustrializarse. La industria era la convidada de piedra. Nadie hablaba de ella, ni siquiera los propios industriales; y la prensa tampoco. Entre las cien personas más influyentes no había un industrial. Nadie entendía que habíamos deshecho una parte de nuestra economía que era realmente muy importante. En los años sesenta la industria representaba un 30% del PIB y ahora está en un 13%. Europa nos dice que deberíamos estar en un 20% para ser capaces de soportar mejor la crisis. Es una actividad que genera puestos de trabajo estables, de calidad y generalmente bien pagados. Además, la industria del siglo XXI, que es la que va a triunfar, ya no es esa de sirenas y de grandes chimeneas que contaminan el medioambiente.

P | Y en este punto es donde Siemens toma partido...

R | Decidimos que era muy importante que hubiese un debate. Si hubiera venido de Rosa García, habrían pensado que era un debate manipulado porque también trabajamos en soluciones energéticas y de otro tipo. Así que nos aliamos con la auditora y consultora PricewaterhouseCoopers y le pedimos que hiciera un informeEnlace externo, abre en ventana nueva. serio y contrastado de cómo estaba la industria y de cuáles eran los problemas. El resultado despertó realmente un debate social. Ahora, después de año y medio, creo que el país se ha despertado y ha dicho que quiere recuperar la innovación y la industria. Eso es importante, porque debemos tener un plan de país y preguntarnos qué queremos ser después de la crisis.